Hay algo mucho mejor que aliviar el dolor.

APRENDER A DOMINARLO.


Si padeces algún síntoma de larga evolución, te sientes dependiente de medicamentos inefectivos y el miedo al dolor controla tu día a día, probablemente te hayan dicho que tienes que convivir con eso.


Lo que todavía no te han dicho es que puedes conseguir disminuir la frecuencia y la intensidad del dolor, así como el miedo a que vuelva a aparecer, consiguiendo mayor autogestión y control.


Y sí, da igual lo grave que parezca tu diagnóstico, los años que lleves con él y con los síntomas o lo limitante que sea para tu vida ahora mismo.


Todo eso da igual.

Porque cuando aprendes a dominar tu dolor y tu dolor no te domina a ti...


  • Dejas de sentirte incapacitado o incapacitada.
  • Haces tus planes sin que el dolor aparezca y los arruine.
  • Dejas de preocuparte por no ser buen padre, madre, pareja, trabajador o trabajadora... y empiezas a poder estar para ti y para los demás.
  • Dejas de sentir tu cuerpo como un lastre.
  • Empiezas a ganar calidad de vida.
  • Dependes menos de tratamientos o terapias.
  • Ya no te preocupa lo que los demás opinen sobre tu situación.
  • Recuperas autoestima y bienestar.
  • Consigues olvidarte del miedo al dolor y del miedo a moverte.

Por ser clara:


Estoy segura de que hay un millón de maneras de conseguir esto en tu vida y te diré que yo no las conozco todas.


Tampoco quiero darte falsas esperanzas, presentarte el remedio mágico milagroso ni ser tu curandera salvadora.


Lo que sí quiero transmitirte es que un buen abordaje del dolor te hará ganar calidad de vida.


Y con buen abordaje del dolor me refiero a aquél que te enseñe a dominarlo.


No hay más.

Pero... ¿quién eres tú y qué haces?


Me llamo María Piñol, soy médica especializada en pacientes con dolor de larga evolución y estudio el cerebro por su relación íntima con el dolor.


Tengo la obsesión de enseñar todo lo que sé a quiénes lo padecen.


Por eso, cada día escribo un consejo sobre el dolor, sobre cómo aprender a dominarlo y sobre cómo ser tú tu propio remedio.


Con un lenguaje práctico, entretenido y sin tecnicismos.


Recibir estos consejos es gratis. Dejar de recibirlos, también.


Si quieres unirte, te puedes apuntar aquí abajo:


Al pinchar el botón acepto la política de privacidad.

Marketing por

Algunos comentarios no solicitados:


Al pinchar el botón acepto la política de privacidad.

Marketing por

Algunos asuntos recientes:

Títulos de algunos de los últimos emails que he enviado:

  • Cómo hacer que duela menos y con menos probabilidad.
  • Lo peor para seguir teniendo dolor, durante meses o años.

  • Pagar semanalmente a tu fisio o aprender a hacerlo tú.
  • La ignorancia te condena a tener que convivir con dolor.
  • Lo que tu médico te ha hecho creer sobre ti. Justificaciones inútiles y amargantes.

  • Seguir probando o ir al origen.
  • Cuando odiaba la medicina me encontré con...
  • Lo que Rafa Nadal nos enseña sobre el dolor.
  • El malentendido más común cuando empiezas a estudiar el dolor.
  • Tu cerebro te engaña y no te das cuenta.

  • No sufrir a pesar del dolor y la posibilidad de que lo consigas.
  • Lo que hacía cuando el dolor me impedía levantarme.
  • Lo que es muchísimo mejor que dejar de tener dolor.
  • Detectar vendehumos a distancia y que no te engañen.
  • De trapo inútil empastillado a bestia imparable.
  • Lo que realmente perpetúa el dolor.
  • Cómo evitar el sufrimiento sin hacerte perder el tiempo.
  • Ejercicio práctico para salir del bucle. Claro y conciso.
  • Cómo hacer para dominar el dolor antes de que aparezca.
  • ¿Por qué no tienes que fortalecer tu espalda?


Al pinchar el botón acepto la política de privacidad.

Marketing por