Hay muchas maneras de solucionar el dolor.

Que funcionen de verdad, solo una.


Y dudo que sea esta.



Vamos a aclararlo por si acaso.



Imagina que un día salta una lucecita en tu coche de que algo va mal.



Vas al mecánico o a la mecánica y te dice que la solución es tapar la luz con una pegatina. Te comenta que lo hagas 3 veces al día cada 8 horas hasta que se apague.



Resulta que no se apaga.



Vas a otro mecánico o mecánica y te dice que, qué barbaridad, que esas pegatinas son químicas, que lo mejor es utilizar estas otras que son de material natural.



Te comenta que las pongas en agua primero y que, antes de acostarte, tapes la luz con las nuevas pegatinas.



Qué bien, estas no dañarán mi coche porque son de material natural.



Y te vas felizmente.



Con el tiempo te das cuenta de que la luz sigue sin apagarse.



Justo alguien, con la misma luz encendida que tu coche, te cuenta que ha ido a mecánicoterapia y que tienes que probarlo.



Vas a clases de mecánicoterapia y te lo pasas bien, el grupo es majo y bueno, solo te das cuenta de que la luz está encendida cuando miras.



Sigue pasando el tiempo, y claro, un día caes que a pesar de las clases de mecánicoterapia, la maldita luz sigue encendida.



Vas a mecanopuntura, biomecanetismo, mecasajes, pruebas meiki, vuelves al primer mecánico o mecánica y le pides que le haga más pruebas a tu coche a ver si es que "no le han encontrado lo que es".



Con suerte (por llamarlo de alguna manera), esta vez sí que han encontrado lo que es.



Se llama mecanoalgia, mecaniaña o luz encendida crónica.



"Ay, qué bien, ya me han encontrado lo que tengo, por fin".



Te derivan al especialista de luces encendidas crónicas.



Toma, estas pegatinas son las correctas. Lo mejor es que las utilices para taparte los ojos antes de subir al coche. Y si aún así sigues viendo la maldita luz, te recomiendo que no subas al coche.


...

Creo que lo vas pillando.
Seré clara.




Un buen abordaje del dolor es aquél que te enseñe a dominarlo.



No aliviarlo, no parchearlo, no gestionarlo, no nada de eso.



De hecho, te seré más clara todavía.



Dominar el dolor depende de ti.



Esto puede ser bueno o puede ser malo.



Bueno porque depende de ti, malo porque te toca asumir que depende de ti.



Si ya lo has asumido, te propongo lo siguiente.



Tengo un Programa de mentorías individuales.



En él vamos al grano para enseñarte a ser tu propio mecánico o mecánica (siguiendo el ejemplo de antes).



Te enseño cómo dominar el dolor y cómo evitar que te domine a ti.



No importa el diagnóstico que tengas, los años que lleves con él o lo limitante o complejo que sea.



En serio.



No es cuestión de dificultad, es cuestión de que nunca te han enseñado a ser tu propio remedio.



El programa incluye tres mentorías mínimo.



Cada mentoría son 70€.



Modalidad online o presencial en Elche (Alicante).


¿Significa que en 3 mentorías ya se me va a pasar el dolor?


No amigo, amiga. He dicho mínimo.


¿Significa que tengo que pagar las 3 ahora?



No, ahora solo una, es decir, 70€. En la primera mentoría comprobaré si tienes el compromiso necesario para que este abordaje funcione (recuerda que el mecánico o mecánica serás tú, no yo).



Si no es así, no perderemos el tiempo.



Si tienes alguna duda que no haya resuelto o que no te quede clara puedes preguntarte a ti si es necesaria saberla para tomar la decisión de empezar el programa.



Si realmente es de vital importancia para decidirlo, puedes ponerte en contacto conmigo enviándome un correo a haciamisalud@gmail.com



Nada más por aquí.



Espero conocerte pronto.